lunes, 18 de enero de 2016

ENCUENTRO CON AUTOR

A finales de Enero nos visitará la escritora Mónica Rodríguez, autora del libro "La sombra del membrillero". Un libro para disfrutar leyendo y que nos enseña valores, como el amor y la amistad.

Conocemos un poco a la autora

.
"Nací en Oviedo en 1969. Estudié ciencias físicas en Oviedo y Santander.
Me vine a Madrid en el año 1993 a hacer un máster de Energía Nuclear y desde 1994 hasta el año 2009 estuve trabajando en el Ciemat, un centro de investigaciones.
En octubre de 2009 me pedí una excedencia para escribir. ...
...Mi primer libro se publicó en 2003, año en que también nació Marta.
Desde entonces tuve más hijas y más libros (afortunadamente más libros que hijas).
Y espero no dejar de escribir … ni de publicar (mensaje a editores). ..." 

Mónica Rodríguez publicó, en 2003, su primer libro, Marta y el hada Margarita, al que le siguieron muchos más. Ha obtenido numerosos premios, como el Premio de Novela Juvenil Villa de Pozuelo de Alarcón 2007, el Premio de la Crítica de Asturias por Los caminos de Piedelagua, el Premio de Literatura Infantil Ciudad de Málaga 2010 por La bicicleta de Selva, el Premio Ala Delta 2011 por la novela Diente de León, el premio Villa de Ibi, 2011, por La última función o el premio Leer es Vivir de Everest de literatura infantil en 2013 con La niña de los caracoles. También ha sido galardonada con el White Ravens en 2013 con una novela escrita a cuatro manos junto a Gonzalo Moure.

Un adelanto del libro



Título:   La sombra del membrillero
Autor:   Mónica Rodríguez Suárez
Ilustrador:          Beatriz Martín Vidal
Editorial:              Edelvives












Nadia y Lucas tienen un lugar de encuentro: el membrillero. Bajo su sombra y alejados de las miradas de los adultos comparten sus secretos, entre los que se encuentra un libro escrito por ambos. La vida de Nadia no es fácil: su hermano está enfermo y su madre le dedica toda su atención. Menos mal que los ayuda su tío Nicolae. Pero la vida de Lucas es más difícil aún. No obstante, se tienen el uno al otro y juntos emprenden aventuras, juegan con las palabras, se divierten juntos e intercambian afecto. Pero pronto las cosas cambiarán.  El tono confesional, la narración de recuerdos íntimos (en momentos tiernos; en otros, difíciles) y el cuidado en una escritura tan evocativa como exacta hacen de esta novela una experiencia de gran carga emocional en la que el lector juvenil y el adulto pueden participar de distintos niveles de lecturas.
La narración se desdobla en dos tiempos. Uno se sitúa en la infancia. El otro, en el momento en el que se escribe. La aportación del lector se centra en cuál de estos tiempos es aquel que marca su lectura. 

               
"El día que Nadia recordó a Lucas, un niño desastrado y de mirada fiera, sintió que algo tiraba de ella hacia dentro.
Cerró los ojos y, de nuevo, le golpeó el viento de los membrillos, y el zumbido de las moscas y la tromba de voz del tío Nicolás.
El día que Nadia recordó a Lucas sintió que alguien movía los hilos de su corazón."


Lola Gregori

No hay comentarios:

Publicar un comentario